Horarios 2015

Lunes 9:00 a 15:30 Martes 10.30 a 11.30 hs.
Miércoles 9:00 a 11:30 y 12:30 a 14:00 y 15:30 a 17:00 hs.
Jueves 11:30 a 15:30 Viernes 10:30 a 16:00 hs.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Juego y Educación - La lectura como juego complejo.

"La biblioteca, foco de cultura,

 es también un lugar de descanso y distracción". 

Reglamento de la biblioteca del Instituto Pasteur de Neuilly, Francia.

La lectura sigue siendo una forma privilegiada de la cultura personal, una preciosa distracción: constituye una posibilidad y supone una obligación. Como sugiere Joffre Dumazadier, es importante no separar la cultura y el ocio. (...) Este "placer no prohibido" debe seguir siendo para el lector lo bastante atractivo como para resultar lúdico, lo bastante libre como  para ser aceptado (...) lo bastante persistente, ilustrado y orientado como para ser eficaz.
Todas las encuestas están de acuerdo en una cosa: los más instruidos leen más libros. Pero, muchas veces, los jóvenes nos han consfesado que los desagradables recuerdos de los contactos escolares con los libros les habían hecho perder el gusto por la lectura.
Es importante pues cambiar de actitud y de objetivos, pero también de material y de métodos.
Hay que aspirar a la creación de una auténtica vocación de lector. La idea que el niño se haga del libro en general ha de estar exenta de cualquier connotación de obligatoriedad o aburrimiento. Quiéralo o no la pedagogía, la utilización del libro debe ir acompañada, tanto al comienzo como después, de un aspecto lúdico.
Pero sólo dándole al niño los medios para leer le haremos sentir placer por la lectura. Se ha dicho que quienes leen poco acaban no sabiendo leer bien. Esta fórmula tambièn puede ser invertida: quienes no saben leer bien, quienes tropiezan con las sílabas, quienes sufren con las palabras, no recurrirán casi nunca, evidentemente, a la lectura voluntaria. Hay que extender cuanto sea preciso el aprendizaje de la lectura para llegar a la disponibilidad de la mente (...)
Nos gustaría insistir en el hecho de que la obra de literatura infantil ha de ser "un objeto afectivo" al mismo nivel que un juguete, rico, entre otras muchas cosas, en el "juego sonoro de las palabras". De ahí el interés de la poesía y de la lectura en compañía, de la "lectura plural", como suele decirse.
Para R. Nussbaum, la afición por la lectura crecería si el niño se convirtiera en autor - teniendo en cuenta que se trataría de una "expresión libre mejorada, enriquecida".
Sin embargo las bibliotecas en los colegios de enseñanza secundaria siguen teniendo escaso equipamiento y su utilización, generalmente, se limita a inquietudes didácticas.
El hecho de frecuentar bibliotecas puede crear el deseo permanente de dedicar a los libros una parte del tiempo libre. Por esta razón, sin modificar la ayuda que la biblioteca escolar aporta a algunas fórmulas vivificantes de autoinstrucción, confiamos en que la libertad para la elección de los libros sea respetada. Entre una biblioteca que fuera un simple centro documental y una biblioteca que diera cabida también a unos momentos para tomar contacto con libros compañeros de fantasías y de emociones, que dilatan el alma en la medida en que colman el espíritu, hay la misma distancia que entre la pedagogía y la educación.

La animación a la lectura.

De este modo una vez más se plantea el problema de los animadores y de su formación. Se ha producido ya una evolución que acerca al bibliotecario a la función de enseñante. (...)
En la pequeña biblioteca del centro social "La Casa" en Roubaix, el bibliotecario contínuamente anima el taller-biblioteca, aconseja a los lectores, relata, recibe a algunos autores de parte de los niños, visita con ellos una papelería, una imprenta, los invita a realizar creaciones (dibujos o textos) o sugiere determinadas exposiciones en el marco de la biblioteca.
Entonces el animador (la animadora) ha de estar formad@, no sólo en la cultura impresa  y en las técnicas de la biblioteca, sino también en el conocimiento de la psicología de los usuarios según su edad y sus gustos, según su medio, sus estudios y su personalidad. No es menos importante la elaboración de una pedagogía flexible, tan alejada del autoritarismo de las escuelas tradicionales como del no intervencionismo de los bibliotecarios-administradores de antes.
Una vez más repetimos que el grado de eficacia del animador de una biblioteca se observará en el desarrollo del gusto por la lectura, del gusto apasionado pero reflexivo. Lo que se manifiesta de dos formas: por un lado la asidua asistencia a las bibliotecas públicas, por otro la formación de bibliotecas personales (téngase en cuenta que esta reflexión es anterior a la masificación de internet y los teléfonos celulares con acceso).

Acerca de las Ludotecas

La ludoteca responde a una necesidad acuciante, referida a la evolución de la sociedad contemporánea: "una gran demanda de guardería por parte de los padres". se ha "acentuado por el aumento del trabajo gemenino y de los suburbios"; "cada vez más niños y adolescentes están solos por la noche (...) y durante las vacaciones". Repentinamente, el problema del juego, del juguete ha tomado una dimensión social: conceder más importancia a los jueguetes contibuiría, si no se tiene cuidado, a aumentar el sentimiento de injusticia. Esta es la opnión de la Sra. Rabecq-Maillard cuando afirma, con toda razón, qeu la ludoteca es un instrumento de "justicia social". Sin dejar de ser el medio de "jugar por jugar", de "jugar de buena gana", este bien colectivo se manifiesta a favor de la igualdad en cuanto a las posibilidades de goce, del mismo modo en que contribuye a la socialización de todos: la persona se desarrolla dentro del respeto a las opciones de todos los demás, imagen del grupo social: "El juguete, sigue diciendo la Sra. Rabecq-Maillard, como el libro o el disco, puede ser prestado, usado con respeto y luego devuelto. (...). Nuevas relaciones se crean". 



Apuntes sobre "Juego y Educación. Las ludotecas", Jean VIAL, Akal, Madrid, 1988.